martes, 15 de octubre de 2019

¡Descubriendo el otoño!

Durante este mes de octubre hemos descubierto muchas cosas sobre el otoño: los cambios que se producen, cómo es el clima, las prendas que usamos en esta época del año, etc...





viernes, 4 de octubre de 2019

Ventajas de aprender idiomas desde pequeños



       Aprender una lengua siendo niño ayuda a tener una mejor lingüística. El cerebro tiene mayor plasticidad y capacidad de absorber nuevos conocimientos a edades tempranas.

             Los idiomas son una herramienta clave para el     presente  y futuro, que ha quedado demostrado que es más   práctico introducir desde edades tempranas, cuando el   cerebro es más flexible, absorbe más conocimientos y es   capaz  de moldearse a las características de otra lengua.

      Al igual que los niños y niñas adquieren su lengua materna de forma natural y sin demasiado esfuerzo, una segunda y tercera lengua puede introducirse en los primeros años de aprendizaje, con un gran número de beneficios y ventajas.
     El cerebro de un niño o niña cuenta con mayor plasticidad y flexibilidad para adquirir nuevos conocimientos, y por tanto más facilidades para sumergirse en un idioma extranjero con mucha más rapidez que un adulto. De esta forma, las personas que han absorbido una segunda o tercera lengua en su infancia cuentan con varios beneficios, como una mejor lingüística, mejor comprensión lectora y concentración, facilidades para asumir nuevos idiomas en el futuro y acceso a un mayor nivel cultural.
     Introducir un idioma extranjero en las edades de 1-4 años ayudará al niño o niña a tener una mejor capacidad de distinguir y reproducir sonidos, acentos y de asumir las peculiaridades de cada lengua. Además, el aprendizaje de un idioma abre el campo cognitivo y lingüístico, lo que supone, según los estudios, beneficios como una mejor gestión de problemas, más habilidades de pensamiento crítico, flexibilidad y capacidad de memoria, habilidades multitarea y creatividad.
     Del mismo modo, al exponer al cerebro a un constante flujo de nuevos conocimientos éste se ejercita con frecuencia desde edad temprana, conllevando un mejor rendimiento académico en el futuro y más capacidad de concentración para el niño o niña. Está comprobado que los niños bilingües y trilingües tienen ventajas a nivel de comprensión, con un impacto positivo en el cerebro y en su salud mental.
Cómo enseñar un segundo idioma en la infancia
      Los niños y niñas tienen más capacidad para absorber y gestionar un segundo y tercer idioma diferente a la lengua materna en el periodo comprendido de 1-8 años, aunque principalmente de 1-4 años de edad. Sin embargo, este periodo es un rango lleno de nuevos estímulos y distracciones, que puede hacer compleja la manera de iniciar a los niños y niñas en un nuevo idioma, para que este sea interiorizado de forma natural.
     Tanto en la escuela, la guardería o en casa, los diferentes idiomas deben llegar al niño como llegó su lengua materna, de forma fluida y desde el entorno, por lo que este aprendizaje debe ser lúdico y espontáneo. Canciones, cuentos, diálogos en este idioma o relacionarse con el niño o niña en esta lengua y la materna de forma alterna son algunas de las técnicas más efectivas, además de los centros bilingües donde además el niño o niña tendrá contacto con otras personas de su edad que están en el mismo procedimiento de aprendizaje.
     Hablarle frecuentemente en la lengua elegida es una técnica clave para que el niño o niña interioricen palabras y términos, acento y conversaciones de forma autónoma. Usar programas de televisión en inglés, guarderías bilingües, y dispositivos y juegos con diferentes lenguas son también elementos que ayudan a asimilar los nuevos conocimientos propios de un segundo idioma.
     Además, introducir otra lengua en la rutina habitual del niño y convertirla en parte de su hábito es una fórmula efectiva, que ayudará a que el niño o niña asimile el idioma de forma regular y constante. Jugar, cantar, leer, usar melodías y ritmos, vocabulario accesible y cotidiano hará que el niño o niña se contagie del interés de aprender una nueva lengua, entendiéndola como algo sencillo y divertido y no como una obligación.
     Ver la televisión en versión original, moverse un entorno bilingüe, realizar lecturas en esa lengua, juegos sencillos y entretenidos adaptados a cada edad, canciones actuadas o coreografiadas y actividades compartidas con otros niños, padres o profesores son solo algunos de los trucos para despertar la curiosidad del niño o niña por un segundo idioma.
Fuente: www.canarias7.es/sociedad/educacion/ventajas-de-estudiar-idiomas-desde-pequenos-

lunes, 16 de septiembre de 2019

¿AL COLEGIO SIN PASAR POR LA ESCUELA INFANTIL?




-Los expertos aseguran que la Escuela Infantil de primer ciclo (conocida coloquialmente como “guardería”) es la mejor opción y ofrecen consejos para poder elegir adecuadamente.
-Las Madres de Día es un modelo se extiende por España, no garantizan ni el carácter educativo ni la preparación para estar con los niños. Las casa no están adaptadas para las actividades de los pequeños.
-La neurociencia demuestra que la personalidad de los niños solo se forma en la interrelación con otros niños, y no cuando estos están en casa «bajo la falda protectora» de la mama, real o de día. “El aprendizaje no se produce en situación de aislamiento”, situación que se da si dejamos al niño al cuidado de un adulto en el hogar.
-Se ha comprobado la asistencia a un centro de educación infantil 0-3 beneficia a los alumnos a lo largo de sus posteriores estudios.
-Dejar al niño en casa al cuidado de un adulto no es recomendable. Hay que tener en cuenta que la formación profesional no lo es todo. La preparación de las conocidas como “Madres de día”, aun pudiendo ser la adecuada por titulación y experiencia (según casos), no ofrece garantías ya que no dispone de los recursos físicos y pedagógicos que necesita el niño ni del personal de apoyo de los que disponen los centros educativos.
-Según el Artículo 5 de la “Declaración Mundial sobre Educación para todos” promulgada por la UNESCO ya en marzo de 1990 “El aprendizaje comienza con el nacimiento”. La Declaración fue aprobaba por delegados de 155 países, entre ellos España.

(...)
Madrid, 09 de Febrero de 2015.- Cuando se termina la baja maternal, y ante necesidad de dejar a su hijo al cuidado de otras personas, a padres y madres les surgen infinidad de dudas y preguntas que hace que, aparentemente, resulte difícil tomar una decisión clara: las ofertas que existen en el entorno son muchas y variadas pero si algo hay claro es que desean que su hijo se encuentre en un entorno seguro y lo más adecuado para su desarrollo.
Básicamente las alternativas que nos encontramos son:
KANGUROS, familiar cercano, MADRES DE DÍA, CASAS NIDOS, vecina, etc.
LUDOTECAS
ESCUELAS INFANTILES
Las KANGUROS, los familiares cercanos, la vecina, una cuidadora o la gran variedad de alternativas que hoy se presentan con otros nombres (hogares comunitarios, Madres de día, Casas Nido, etc.). Normalmente NO suele funcionar muy bien por varias razones fundamentales:
-El espacio no está pensando para los niños de esa edad, y suelen ofrecer muchos peligros. Hay que recordar que la mayoría de accidentes en niños pequeños ocurren en «domicilios particulares».
-Hay que tener en cuenta que la formación profesional no lo es todo. La preparación de las conocidas como “Madres de día”, aun pudiendo ser la adecuada por titulación y experiencia (según casos), no ofrece garantías ya que no dispone de los recursos físicos y pedagógicos que necesita el niño ni del personal de apoyo de los que disponen los centros educativos.
-Hay que recordar a los padres que este modelo de “Madres de día”, que ha empezado a ganar terreno en nuestro país debido a su bajo coste, apenas está regulado y mucho menos supervisado por las administraciones. La fórmula, común en países como Alemania o Francia, carece de cobertura legal en España.
-El propio desarrollo del niño. El psicólogo Henri Wallon, afirmaba y con razón, que la personalidad del niño no puede desarrollarse más que en relación con el de los demás, y en esta dialéctica incesante del «yo» y del «otro» es donde hay que buscar en parte la explicación de la evolución y maduración psicológica del niño, de la construcción de su propia personalidad. Los niños menores de 3 años si necesitan socializarse y compartir.
-Su modelo de funcionamiento se basa en el cuidado de los niños y niñas y no en ayudar al niño a conseguir su máximo desarrollo.
Las LUDOTECAS son establecimientos cuyo objetivo principal garantizar el derecho del niño y del joven menor de edad al juego. Esto es espacios pensados para que el niño juegue el tiempo en que asista.
En algunas Comunidades Autónomas y en algún municipio, están reguladas sus instalaciones y funcionamiento siendo común que cuando se habla de la asistencia de menores de 4 años se diga que: «deben estar acompañados de la persona legalmente responsable del menor o de cualquier otra persona adulta autorizada por aquélla, durante toda la estancia en la ludoteca. En ningún caso, los y las profesionales del centro pueden ser autorizados como acompañantes del menor.» (Cataluña, artículo cinco decreto 94/2009). Esta última consideración hace que la mayoría de la ludotecas estén pensadas para niños mayores de cuatro años.
Las ludotecas no están pensadas para «el desarrollo integral del niño» (solamente juego) ni para que el niño asista de manera regular, por lo que no todas sus instalaciones estarán adecuadas, ni la formación del personal que atiende a los niños será la precisa. A las ludotecas solamente asistirán los niños cuando sus padres puedan acompañarlos para jugar un rato.
LAS ESCUELAS INFANTILES: Es sin duda el lugar adecuado, ya que estará expresamente pensado para este menester, y atendido por los profesionales con la debida formación. Por otra parte al tener que pasar inspecciones educativas, en cierta medida nos garantizan un correcto funcionamiento.
Son los centros que según la legislación vigente acogen a los niños desde los 4 meses, y están expresamente pensados para ellos, tanto desde el punto de vista de instalaciones, materiales que poseen, como formación de los profesionales que allí trabajan.
Por otra parte, a obligarles las autoridades educativas a tener un programa pedagógico, los niños que a ellas asisten tendrán un mejor desarrollo. Hoy ya sabemos que la construcción de la personalidad se realiza en los primeros años, así como que la capacidad de asimilar cosas, desde el mismo nacimiento, es realmente asombrosa como los numerosos estudios basados en la neurociencia demuestran.
Por otra parte también se ha comprobado la asistencia a un centro de educación infantil beneficia a los alumnos a lo largo de sus posteriores estudios. Los resultados del estudio PISA de la OCDE de 2009 muestran que los alumnos de 15 años de prácticamente todos los países de la OCDE que asistieron a una escuela de educación infantil obtuvieron resultados superiores a aquellos que no lo hicieron. De hecho, la diferencia entre los alumnos que asistieron durante más de un año y aquellos que no asistieron es de 54 puntos de media en la evaluación lectora de PISA (PISA in Focus nº 1). En Bélgica, Francia e Israel, los alumnos que asistieron a educación infantil durante más de un año puntuaron al menos 100 puntos más en lectura que los alumnos que no lo hicieron.
Ahora bien, también dice el informe de la OCDE (publicado en la página del Instituto Nacional de Evaluación Educativa del Ministerio de educación) que:
“El grado en que la asistencia a una escuela de educación infantil está asociada a los resultados de aprendizaje a los 15 años está relacionado con el modo en que se prestó dicha educación infantil (PISA in Focus nº 1)”
Esto es la asistencia a una escuela infantil, ayuda a uno exitoso transito escolar, pero también depende de cómo se estructura, organiza y funciona la escuela infantil. Por ello no solamente hay que elegir para los niños una escuela infantil, sino que hemos de elegirla adecuadamente.
Pregunte, en función de la edad del niño:
-Proyecto Educativo del centro. Propuesta Pedagógica
-Línea metodológica
-Organización del personal del Centro.
-Número y formación académica del personal.
-Actividades complementarias
-Organización de los espacios para cada nivel de edad.
-Organización y distribución de los horarios según el nivel.
-Adecuación de los materiales a cada nivel.
-Criterios de información a los padres sobre la evolución de sus hijos.
-Objetivos educativos y evaluación de los mismos
-Medidas de Individualización.
-Manual de Convivencia del centro
-Horario general y vacaciones
Entre otras cosas que se le ocurran. Cuanto más pregunte mejor se hará la idea del centro. Pida que le muestren las instalaciones, así como le den por escrito, al menos, el Manual de Convivencia, los informes trimestrales, los menús, los objetivos educativos, así como el máximo posible de documentación. Solamente del estudio de estos y otros documentos podrá hacer una elección correcta. SU HIJO SE LO MERECE.
Fuente: AMEI-WAECE.org

lunes, 2 de septiembre de 2019

¡BIENVENIDOS A LA ESCUELA!




 Queridos padres:


Vuestro hijo va a comenzar una nueva etapa llena de experiencias y descubrimientos, que le ayudarán a madurar en las distintas áreas de desarrollo. Comienza una fase en su vida en la que aprenderá a descubrir su entorno y, lo que es más importante, a relacionarse con los demás. A través de los educadores y sus compañeros conocerá distintas realidades que le harán participar de nuevos aprendizajes con los que disfrutará y crecerá.

El período de adaptación es uno de los momentos más difíciles de la llegada a la escuela infantil. Debéis ser conscientes de la importancia de este paso y de los cambios que se pueden producir en vuestro hijo. En un período de tiempo muy corto, los niños tienen que pasar de un medio familiar y conocido a un ámbito mucho más amplio y complejo. Esto a menudo provoca desconfianza, inseguridad y sensación de abandono. Es fundamental respetar el ritmo individual de cada niño y no intentar acelerarlo ni agobiarse por una actitud inicial negativa hacia la escuela o el educador. Es necesario que el niño descargue su tensión y su ansiedad; reacciones como tristeza, agresividad, llantos, pataletas u otro tipo de llamadas de atención son normales y necesarias para una adecuada asimilación del cambio al que se va a enfrentar.

La actitud de los padres en este proceso es fundamental, ya que condicionará el primer contacto del niño con el aula. Si tenéis paciencia y mantenéis la calma, vuestro hijo poco a poco se irá integrando en la clase e irá participando en las distintas actividades, mostrando una actitud cada vez más positiva hacia el centro educativo.

NO OLVIDÉIS:
·         Adaptar los horarios de casa a los de la escuela.
·         Conversar con vuestro hijo sobre las actividades que va a realizar.
·         Si es posible, los primeros días, acompañarle vosotros al centro educativo.
·         No alargar ni dramatizar las despedidas.

              RECOMENDACIONES:
Estas con algunas de las cosas que debéis tener en cuenta a lo largo del curso:
·       Tráeme a mi hora, porque no me quiero perder el saludo inicial. Recuerda que las actividades empiezan a las 9,10 horas y que no es aconsejable que entres a  clase, ni alargues las despedidas ya que me desubica.
·         Pon mi nombre en todas mis cosas, así podré recuperarlas si las pierdo.
·         No traeré juguetes de casa al colegio ya que se pueden perder o generar conflicto.
·         Si me pongo malito, ven rápido a buscarme; quiero estar contigo.
·         Cuando esté enfermo en casa, avisa por teléfono a la escuela; a mis amigos les gusta saber qué me pasa.
·         Si tengo que tomar alguna medicina, asegúrate de que mi educador sabe a qué hora me la tiene que dar y la cantidad que necesito.
·         Si tengo que traer alguna cosa a clase, no te olvides. Quiero participar en todas las actividades.
·         Me gusta que el educador y vosotros estéis de acuerdo para no hacerme un lío.
·         No me gusta que vengas a recogerme cuando estoy en clase, porque interrumpimos lo que se está haciendo.
·         Recógeme puntualmente, porque si no me pongo nervioso y pienso que no vas a venir a buscarme.

             ¡Contamos con vuestra colaboración!

              Gracias por la confianza que habéis depositado en nosotros al elegir la Escuela Infantil C.V.G. y hacernos, por ello, partícipes de potenciar en común las capacidades y vínculos afectivos que ayudan a vuestro hijo/a a sentirse seguro, confiado y feliz.

martes, 23 de julio de 2019

Diarrea en verano



No hay verano sin niños con gastroenteritis. Probablemente sea uno de los motivos de consulta más frecuentes en estos meses.




     La primera pregunta que se hacen los padres es ¿qué le doy de comer si tiene diarrea?  Los niños pueden comer de todo desde el mismo momento en el que empiezan con la gastroenteritis. 
     – Pero… ¿de todo, de todo? preguntan los padres una y otra vez. 
     Casi de todo, sí, de hecho, la mucosa intestinal se recupera antes cuando antes empiecen a comer. Hay que desterrar de una vez el mito del agua de arroz, la patata cocida y el pescado hervido.  

     ¿Qué se recomienda comer si los niños tienen diarrea?

Las últimas recomendaciones nos indican que cuanto más variada sea la dieta, antes se recuperarán. Y de todo es de todo: ¿Hay un pollo al horno para comer? pues le damos unas mollitas. ¿Hay sopa de cocido? Pues un par de cucharadas. ¿Se va detrás del dulce? (ojo, quizá su cuerpo necesite azúcar), dale azúcares naturales: un trozo de pera, de plátano. ¿Que se va hacia el salado? Ofrécele un trocito de pan con aceite y sal, por ejemplo; de todo, eso sí, en pequeñas cantidades y muy despacio. Evitando ultra procesados, chucherías y azúcares añadidos que no necesita en ninguna circunstancia; con diarrea tampoco.  
     ¿Y un zumito de manzana? No es lo ideal. Hay que evitar zumos envasados, batidos, azúcares y por supuesto refrescos. Aquello de darnos bebidas de cola a sorbitos cuando éramos pequeños también debemos abandonarlo. Los líquidos o alimentos ricos en azúcares durante una diarrea lo que producen es un empeoramiento de la misma, un fenómeno que llamamos «diarrea osmótica». Al tomar un líquido altamente concentrado en azúcar nuestro cuerpo, en un intento de compensar las concentraciones y diluirlo, empuja el agua de nuestro organismo hacia el tubo digestivo y con ello la diarrea empeora.  

     ¿Entonces qué le doy si tiene diarrea? 

Agua a sorbitos pequeños si además come algo y si no come nada, le ofreceremos suero oral. El suero oral tiene todas las sales y azucares que necesita nuestro cuerpo cuando tenemos pérdidas vía digestiva. Recuerda, si está comiendo, con que le des sorbitos de agua es suficiente. Si no come nada sólido, tendremos que insistir con el suero oral. Ni bebidas para deportistas, ni zumos. 

     ¿Y cómo se lo doy si no para de vomitar? 

Muy despacito, poco a poco. Una cuchara (5 ml) cada 15 minutos. Si les damos de beber mucha cantidad, la vomitarán inmediatamente. Hay que hidratarles poco a poco, cada 15 minutos un sorbito de agua, 15 minutos de pausa y un sorbito de suero y así… y entre medias alternaremos con pequeñas cantidades de comida: un poco de yogur, un trozo de pan con aceite, un trocito de pollo, una cucharada de fideos… Si hiciésemos esto nos ahorraríamos la mayoría de las visitas a urgencias. 

     ¿Le cambio a una leche sin lactosa? 

La respuesta es no. Solo está indicado retirar la lactosa en pacientes intolerantes o cuando la diarrea se prolonga mas allá de los 15 días y siempre pautado por su pediatra. Si retiramos la lactosa el primer día, nuestra enzima natural llamada lactasa deja de funcionar y cuando re introduzcamos de nuevo la leche con lactosa, tendremos una diarrea de rebote.  

     ¿Y jarabes para cortar los vómitos? 

Se daban antiguamente, pero ahora en los niños pocas veces los utilizamos. Muchos de ellos tienen efectos secundarios y con estas recomendaciones, no suele ser necesarios. 

      ¿Cómo sé que se está deshidratando? 

Los niños cuanto más pequeños más rápido se deshidratan; durante los primeros días de diarrea son pocas cosas las que has de vigilar, pero que sí has de conocer. 
  • Desasosiego, tendencia al sueño, irritabilidad; 
  • Piel fría o sudorosa 
  • Tristón, deja de jugar, debilidad o inestabilidad. 
  • Ausencia de lágrimas al llorar 
  • Boca y/o lengua secas y pegajosas 
  • Ojos hundidos, ojeroso. 
  • Si hace menos pipí de lo habitual y observas que en las últimas 8-12 horas no ha hecho. 
     Así que a disfrutar del verano. Recordad que la mayoría de estas infecciones se transmiten a través de nuestras manos: enseña a tus hijos desde pequeñitos a lavaros los manos justo antes de comer y al llegar a casa y por supuesto, a lavar bien frutas y verduras frescas.  
     ¡Feliz verano!  

Fuente: "Dra. Lucía Galán, DKV SALUD"

viernes, 5 de julio de 2019

Fiesta de San Fermín

Hoy ha empezado oficialmente nuestro primer encierro de San Fermín 2019.Los valientes mozos han protagonizado una carrera limpia y rápida.
¡Viva San Fermín!






Razones para venir a conocernos

Sabemos que los primeros años de la vida de un niño son fundamentales para su posterior desarrollo como persona adulta, de ahí ...